A menudo echo la vista atrás
…y no puedo evitar que mi mente sea asaltada por los gloriosos recuerdos de aquellos años en que los videojuegos eran “mágicos, sorprendentes y alucinantes

¿Que hay de nuevo amantes de lo retro? Esta vez queria hablaros de un juego que seguro muchos de vosotros conoceis y que en su día fue todo un bombazo y, además, un codiciado objeto capaz de despertar e inflamar con incontrolable llama los más oscuros deseos de los jugones de la época: Dragon Ball Z Superbutoden para la Super Nintendo. Tomaos una habichuela mágica, reponed fuerzas, subid a lomos de vuestra nube kinton y preparaos para redescubrir el primer gran juego de Goku y sus amigos, el cartucho que destapó el tarro de las esencias en juegos de lucha 1 vs 1 basados en Dragon Ball.

dragon-ball-z-super-butoden-super-nintendo1. La visión de la carátula (muy chula por cierto) era suficiente para hacernos salivar en su día.

Pero antes de empezar, creo conveniente situarnos en el contexto de la época y revivir unos momentos el sentir general de aquellos años, pues este juego fue muy muy especial (y no, no era porque salieran Bulma o A18 luciendo sus atributos 😉 jajaja). Pero pongámonos a ello…este juego tuvo la gran repercusión que tuvo por tres motivos de mucho peso, la conjunción de tres fenómenos imparables:

  • En primer lugar, en 1993 nos encontrábamos en un momento crucial en la historia de los videojuegos. En aquella época se estaba viviendo uno de los momentos más candentes y recordados de la industria del videojuego: a parte de la feroz y famosísima guerra sin cuartel que se estaba librando entre la Mega Drive y la Super Nintendo a base de genialidades en forma de videojuegos y de unas campañas comerciales agresivas como no ha vuelto a suceder, estábamos en uno de los momentos de más auge que jamás haya conocido el mercado del entretenimiento virtual. Los videojuegos se estaban poniendo de moda en la sociedad, estaban en plena curva ascendente y eran el pelotazo del momento: había llegado la hora, su hora, de comenzar a consolidarse seriamente como uno de los entretenimientos domésticos más importantes que jamás a conocido el ser humano. La NES volvió a abrir las puertas a las consolas domésticas en los hogares. Y las 16 Bits habían recogido el testigo, elevando lo que había conseguido la NES a límites insospechados y, de paso, preparando a la sociedad para lo que supondría la aparación de otro monstruo: la PSX.
  • En segundo lugar, también nos encontrábamos en el punto álgido y de más repercusión de otro fenómeno que había arrasado por doquier y que era seguido fervientemente por millones de fans de todo el mundo: Dragon Ball. La locura que se había desatado entre la gente joven por las aventuras de aquel niño con rabo que practicaba artes marciales y viajaba a bordo de una nube voladora en busca de unas bolas mágicas que concedían un deseo mediante la aparición de un brillante y gigantesco dragón verde, habían traspasado todas las fronteras hasta tocar los corazones de millones y millones de personas de todo el globo terráqueo. Tanta fue la fuerza con que se introdujo Goku en nuestras vidas, que llegó a convertirse en casi una religión jajajaja y creó a toda una legión de seguidores que devoraban con ansia todo lo que salía al mercado y que tuviera que ver con Dragon Ball: la serie de televisión, cómics, pegatinas, figuras, tazos, camisetas, cromos…y videojuegos. Sobretodo videojuegos. Hay que reconocerlo, ninguna otra serie de dibujos animados o manga (tan de moda en los 90) ha llegado a los límites que estableció Dragon Ball en su día. Y sí, yo también fui (y soy) dragonballmaníaco jajajajaja.
  • Y para el tercer y último fénomeno, hemos de viajar a 1991. Sí, lo habéis adivinado: Street Fighter II. El rey de la lucha. El juego que cambió para siempre los juegos 1 vs 1 y los puso de moda, aupando el género a lo más alto en aquella época, tanto en los recreativos como en los hogares. Y es que, el que no lo vivió no puede saberlo claro, pero el Street Fighter II era a principios de los 90 una especie de deidad de los videojuegos: intocable, insuperable, brutal, técnicamente asombroso, gráficamente acojonante…¿sigo? jajajajaja. Gracias a este juego, la gente comenzó a suspirar y desear los juegos 1 vs 1.

maxresdefault12. Que mejor manera de comenzar el juego que reviviendo la épica batalla entre Goku y Piccolo.

Bueno, pues con la conjunción de estos tres grandes fenómenos, apareció en el país del sol naciente, allá por marzo del 93, el cartucho Dragon Ball Z Superbutoden para la Super Famicom de Nintendo. Para los aficionados a los videojuegos y que eran fans de Dragon Ball, este cartucho significaba…bueno, no encuentro la palabra para definirlo exactamente sin soltar un gran taco jejejeje. Lo era todo. Fue un subidón brutal. Como si hubiésemos reunido las 7 bolas mágicas y el propio Shen Ron nos hubiese concedido un deseo jajajajaja sí sí, aquellos más jóvenes podéis reiros, pero lo que estoy diciendo es bien cierto. ¿Un juego de lucha 1 vs 1 a lo Street Fighter II para un sistema de videojuegos doméstico que con tanta fuerza estaban pegando entre la gente joven? ¿Y que además te permitía manejar a Goku, Piccolo, Frezzer, Vegeta, A18, Célula…y realizar kamehamehas e incluso la Bola Genki? Por dios, ¿a quien había que matar para conseguir uno? jojojojo Matar lo que se dice matar, a nadie. Ahora, la gracia que hizo cuando se supo que no saldría de Japón…eso sí fue para matar a alguien. Debido a ello, la gente que deseaba poder disfrutar del juego (que era muchísima) y que se lo podía permitir (que era muchísima menos) no vieron otra solución, por tanto los pedidos de los Superbutoden importados directamente desde Japón comenzaron a realizarse…a precio de oro, vamos. Porque claro, el juego tenía que venir acompañado del adaptador para juegos NTSC, llegando a costar los dos artículos unas 20.000 pelas de la época, que al cambio podrían ser perfectamente hoy en día unos 250€…barato para ser un videojuego, ¿verdad? Y sin embargo, la gente lo hizo. ¿Era, o no era locura lo que significó este cartucho para la gente de la época? Y es que no era para menos: videojuego doméstico de alto nivel, juego a lo Street Fighter II (el rey de la lucha) y Dragon Ball como carta de presentación. Ala, a salivar se ha dicho jajajaja. Menos mal, eh, menos mal, que la gente de Bandai se dio cuenta de aquella locura y decidió que lanzaría el Superbutoden en territorio europeo bajo la versión PAL. Aquello se hizo realidad un lejano 30 de noviembre de 1993, si no me falla la memoria. Aún así, sobre tenerlo disponible en territorio español, el juego costaba la nada despreciable cifra de 16.000 pesetas…bah, la paga de un finde…de un finde tras otro durante medio año jajajaja.

1280x720-krs3. Cuando se vieron las primeras imágenes de Goku realizando su kamehame, la gente cayó rendida ante el Superbutoden.

El apartado técnico del juego es soberbio (hablo en presente pero teniendo en cuenta la época en que salió jejeje). Es cierto que es más lento que el Street Fighter II (era el juego referencia y todos se comparaban con el Street Fighter II), pero cada personaje tiene sus propios golpes (algunos sacados directamente de la serie) y combinaciones de golpes seguidos que no tenia Street Fighter II y que se realizan a velocidad de vértigo, cosa que aumenta su espectacularidad. Además, cuenta con un apartado que ningún juego de lucha tenía en la época: las magias y poderes de los personajes de Dragon Ball. Ser el primer juego que te permitía realizar los Kamehamehas de Goku o Gohan, el Makenko de Piccolo, el Final Flash de Vegeta, la Bola Mortal de Frezzer, el Fuego Infernal de A16 e incluso la Bola Genki, era, con perdon, la ostia. Es que era lo más de lo más. Uno de los grandes atractivos del juego y por el que la mayoría nos quedamos con la boca abierta, incrédulos de aquello jajajaja. Y encima, fue pionero con la inclusión del famoso Split Screen, ¿recordáis? Aquello nos permite poder alejarnos del oponente, haciendo que los escenarios sean más grandes, poder realizar los ataques energéticos e incluso recuperarnos un poco si nos habían estado dando estopa de la buena jajajaja. Y para saber donde estamos exactamente, un pequeño radar debajo de las barras de vida y energía nos muestra mediante dos pequeños puntos la ubicación de los dos luchadores; y si estamos ya muy cerca, la linea que separa la pantalla en dos pasa del negro al rojo, señal de que ya estamos muy próximos. El sistema de combate no es tan profundo y directo como el de Street Fighter II, pero no por ello es malo. Todo lo contrario. Es un sistema diferente, con sus más y sus menos, pero diferente: és algo más pausado, no tan directo (el split screen te permite alejarte y “coger aire”), y en la lucha cuerpo a cuerpo no es tan completo y jugable como el Street Figher II. Pero tiene los ataques energéticos que, aparte de ser espectaculares y quitar un buen pedazo de vida de la barra de tu oponente (o la tuya), te obligan a gestionar la energía para lanzarlos y, no menos importante, para repeler los de tu oponente. Puedes luchar en el aire o en suelo firme y, aunque no llega a la excelencia del Street Fighter II, en el cuerpo a cuerpo no es para nada un mal juego y tienes que ser hábil para golpear y defenderte, pues si no estás al loro, te funden. Y además, el juego es difícil. Pero difícil, ¿eh?. En modo normal ya te pone contra las cuerdas más fácil de lo que uno se espera, y en modo difícil vas a tener que espabilarte bien deprisa, porque sino te verás besando el suelo muuuy pronto. Gran adicción y buena jugabilidad. ¡A por ellos chicos!

134. Vegeta contra A18, y en el mismo lugar donde ocurrió originalmente. El juego es fiel a la serie. Todo un pelotazo en su época.

 Los gráficos no es que sean de lo mejor de la Snes. Los fondos son bonitos y reconocibles de inmediato, pues están sacados directamente de la serie: el Torneo de Artes Marciales, el páramo rocoso de Goku contra Vegeta, la carretera de Vegeta contra A18, Namek, el Torneo de Célula, la Sala del Espacio y el Tiempo…pero no destacan especialmente, ya que podrían haber estado un poco más trabajados. Destacan más los gráficos de los personajes, grandes y con buenos y coloridos detalles que los hacen agradables a la vista. Sin lugar a dudas, en el 93 era toda una pasada poder contemplar los personajes de Dragon Ball perfectamente pixelados en tu pantalla de televisión, y fueron un lujo y un privilegio que sólo los usuarios de Snes pudieron disfrutar en aquella época. Además, en los piques “mi Supernes es mejor que tu MegaDrive y viceversa”, una de las bazas que solía utilizarse por parte de los propietarios de la Supernes era precisamente los Superbutoden, que siempre fueron superiores al lanzado en Mega Drive y, en el caso de este Superbutoden, ni eso, pues aún no había ni noticias del “Appel du destin” para la 16 Bits de Sega, de modo que a los segueros no les quedaba otra que aguantarse la envidia…¡y que envidia! Y es que el Superbutoden caló hondo en la comunidad consolera.

095. Luchar en Namek con Goku convertido en el legendario Super Sayan contra el tirano Frezzer era una de las cosas a las que muchos aspirábamos algún día. El Superbutoden fue el primero en ofrecerte un cara a cara en tiempo real.

La música introducida en el juego está bastante bien. Como siempre, en los juegos de Dragon Ball no hay ni rastro de la BSO original, y este no es ninguna excepción. Pero aunque no sea la original, hay que reconocer que la que se eligió para acompañar al juego está bastante bien. Las melodías sintetizadas por el avanzado chip de la SuperNes suenan genial y son pegadizas, acompañando a la acción perfectamente y no desentonando en el ritmo de las batallas que se libran en la pantalla de tu televisor. Y lo que no es menos importante: que aunque estés un buen rato jugando, las melodías no cansan, luego es todo un acierto. En ese aspecto, los señores de Bandai creo que hicieron una buena elección. Y el sonido de los golpes, rayos y caídas rayan a un gran nivel, aunque menos que los de los ataques especiales. Ahí sí que destaca el juego: el sonido que invade tus oídos mientras tu personaje está acumulando la energía del golpe especial es absolutamente genial. Me encanta, en serio. Es un ataque especial, y tiene que sonar especial. Y vaya que lo consiguieron. Así mismo, lo que también es un logro es que las voces digitalizadas de los personajes, completamente en japonés, parece que sean las originales de la serie emitida en japón, por lo que los gritos que lanzan los personajes durante el juego y cuando realizan las mágias te permiten disfrutar de algo tan original y fidedigno como eso. Y aunque no sé si son las originales de la serie (no he podido corroborarlo), suenan de muerte jajajaja. Y que una cosa tan fantástica, te la ofrecieran ya por aquel año 1993…sin palabras. En cuanto al aspecto sonoro del juego, brutal.

448324-dragon-ball-z-super-butoden-snes-screenshot-fighting-in-the6.Aunque falta la 2ª forma de Célula, el plantel de personajes para la época era más que correcto.

El juego ofrece tres modos de juego, clásicos a más no poder y que en la época fueron más que suficientes: el modo versus (para luchar contra la máquina o un amiguete y, de paso, mostrarle de que era capaz el Superbutoden), el modo torneo (también una novedad original), y un fidedigno modo historia con dos finales diferentes: uno estándar y el otro que era el final bueno. Para ver el final bueno, tenías que completar el modo historia luchando con los personajes que lo hicieron en la serie y sin perder ningún combate…jejejeje si ya era complicado pasártelo y ver el final estándar, más aún era (y es a día de hoy claro) pasártelo sin perder ningún combate. Pero claro, este segundo final te permitía seguir el hilo de la historia original: salía Satan, Célula lo esfuma con sólo mirarlo, Gohan vence a Célula, Célula se infla, Goku lo lleva al planeta de Kaito…y vuelve a aparecer Célula con más poder aún…ahí, macho, sí que se pasaron…porque el tío no es difícil, es dificilísimo…joder como reparte el cabrón jajajaja en serio, si llegáis a este punto, comprobaréis lo que es el verdadero poder de Célula. Todo un reto y una muestra de lo que es un jefe final cabronazo a más no poder jajajaja. No cabe decir, que este modo historia era el modo por excelencia del juego, ya que te ofrece un verdadero reto y horas de luchas, magias, botones aporreados y pensamientos y palabras obscenas hacia nuestros oponentes jajajajaja, y el juego se alarga aún más al sumarle los otros dos modos de juego. Lo dicho, para la época más que suficiente.

maxresdefault7. No caló entre los fans como sí lo hizo Frezzer, pero hay que ver lo duro que és Célula en este Superbutoden.

En fin, que aunque el juego era caro que no veas, y que en su día se llegaron a hacer verdaderas locuras como traerlo de Japón en versión NTSC junto con el adaptador a precio de oro (y pensad que en aquellos años no estaba todo tan globalizado como hoy en día, ni había internet para buscarlo comodamente desde casa), el juego valía la pena. Evidentemente, que valiera la pena no justifica que se llegaran a pagar por él tales cantidades, ni que su precio en versión PAL fuera de 16000 pelas, pero bueno, muchos otros juegos de SuperNes también costaban aquellas cantidades elevadas, era el precio que había que pagar en la época por disfrutar de los gráficos, sonidos, colores y potencia que ofrecía la Super Nintendo. Y una cosa quedó clara: Dragon Ball era un inmenso imán que atraía con inusitada fuerza grandes cantidades de fans, y por supuesto, de dinero. Y es que, que en aquellos años de auge videojueguil, un juego te permitiese controlar a Goku, Vegeta, Celula, Frezzer, Piccolo, Gohan, A18, A16, A20, Trunks…era algo increíble. ¡Y además poderlos controlar convertidos en legendarios super sayans! ¿O acaso habéis olvidado lo que representaba la figura del legendario Super Sayan y la repercusión que tuvo, que hasta Sega convirtió a Sonic en un erizo dorado que podía hasta volar? El Super Sayan, el poderoso guerrero de cabellos rubios y ojos azules cuyo poder hacía temblar el planeta entero…jajajaja lástima que la serie cogiera la dinámica que cogió de subidas de poder exageradas e imposibles, pero en fin, esa es otra historia jejejeje. Señores y señoritas, si os gustan los juegos de lucha y, si sobretodo sois fan de Dragon Ball y aún no lo habéis jugado, os recomiendo encarecidamente que lo juguéis. Y si sois curiosos, podéis encontrar algun truco que os permita jugar con todos los personajes del juego sin tener que pasaros el juego jajajajajaja. Venga, ¡hasta la próxima!

Valoración personal:

Gráficos……….82

Sonido FX……88

Música………..85

Adicción………86

Jugabilidad…81

Duración…….85

Dificultad……95

TOTAL………..86

Un juego muy recomendable. Muy bueno.

Os paso un enlace donde podéis ver un gameplay del Superbutoden:

 

RetroGamer empedernit hahahaha. Fa falta dir alguna cosa més?

Comentarios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.