A menudo hecho la vista atrás
…y no puedo evitar que mi mente sea asaltada por los gloriosos recuerdos de aquellos años en que los videojuegos eran “mágicos, sorprendentes y alucinantes

¿Qué hay de nuevo por aquí? ¿Va todo bien?
¡Vengaaaaaaaa! Arriba esos ánimos, que el veranito ya está próximo. Llevaba ya mucho tiempo sin poder pasarme por el foro y ya tenía ganas de estar por aquí. Seguro que me habéis echado mucho de menos, ¿no? Y si no ha sido así, pues me aguanto jajajajaja. Bromas aparte, y para volver a publicar por estos lares, quería deciros que tenía en mente escribir sobre algo distinto a lo que en estas líneas vais a poder leer. Pero algo desvió mi idea original. Y es que, amigo de los pixelados en 2D, el poder de los videojuegos retro es más grande de lo que uno cree: el poseer una fantástica GPD XD para uso y disfrute de un servidor y con ella un MAME instalado con miles de roms te permite que, cuando menos te lo esperas, te encuentras ante un juego del que, aparte de que no habías oído hablar de él en toda tu puñetera vida (y ya van más de treinta y tres tacazos), te deja gratamente sorprendido. Te engancha de manera que el tiempo vuela y no te das cuenta (¡bien!). Le pegas un vicio brutal y se queda grabado en tu mente como un pequeño tesoro del que no te quieres desprender. Es un sentir tan especial, que no puedes sino sentirte tremendamente a gusto. En esta ocasión, ese pequeño tesoro de preciosos gráficos como de dibujos animados interactivos se llama Rohga Armor Force (Wolf Fang: Kuuga 2001 en Japón).

7

Aunque algunos ya sabrán de que  juego hablo, seguro que muchos de vosotros no lo habréis escuchado en toda vuestra vida, ¿a qué no? Me juego lo que queráis a que muchos de vosotros os habéis  quedado en plan Wtf? ¿De qué extraño juego nos habla este tío con la inmensa cantidad de juegos que hay en el MAME que son mucho más conocidos? Sí, así se llama esta joyita, Rohga Armor Force. Y más os vale que os quedéis con el nombrecito. ¿Qué por qué? Seguid, seguid leyendo. Puede que por el nombre no os diga nada, lo cual es normal, a mí mismo me ha pasado cuando lo he visto resaltado en el menú de elección de juegos del Mame. Pero si os digo que el juego es obra de la peculiar y a la vez genial compañía Data East, la cosa ya empieza a cambiar. Y si además añado que se trata de un espectacular y frenético run’n’gun de disparos con una mecánica de juego al más puro estilo Metal Slug, pero protagonizado por unos variados mechas con más armamento que la USAF y que se desplazan a toda velocidad por la pantalla disparando a diestro y siniestro a todo lo que se mueve, ya he conseguido atraer toda vuestra atención. Perfecto. Es lo que quería. Vamos allá.

3

Año 1991. Un tal Ayrton Senna ganaba su tercer mundial de F1 a bordo del estratosférico McLaren-Honda decorado con el mítico blanco y rojo de la tabacalera Marlboro y estaba próximo a protagonizar la esperada segunda parte del estupendo Super Mónaco GP de Sega. El rey del pop, Michael Jackson, aparte de conservar aún su color natural, no sólo triunfaba en las tiendas de discos, pues había aterrizado no hacía mucho en los salones arcade un buen beat’em’up con su propio nombre y protagonizado por él mismo, en donde repartía leña de la buena a los malhechores y los hacía bailar al son de sus melodías más famosas. Como veis, las máquinas y los salones arcade disfrutaban de una exclusividad y de un poder de atracción como pocas cosas han logrado hacerlo sobre la gente joven (y no tan joven). La gente se dejaba la pasta en las Coin-Up y no dudaba un segundo al hacerlo, por otra parte lógico, porque no había otra manera de poder jugar a aquellos juegos. Y en el pleno apogeo de exclusividad, potencia y adicción de las recreativas, entre tan geniales juegos que partían la pana y por los que la gente suspiraba como adolescentes enamorados (que realmente era lo que éramos, sólo que enamorados de los videojuegos jajajaja), como los Final Fight, el novedoso y revolucionario Street Fighter II, Snow Bros, After Burner y un largo etcétera que no quiero continuar, la compañía Data East (genial donde las hubo), lanzó un frenético y adictivo run & gun que, como en muchos casos en aquellos años, era un gran juego.

5

Este rápido y adictivo run & gun, fue la continuación de un muy buen shoot’em up que la propia Data East había lanzado en 1989 y que puede que a algunos les suene más el nombre, Vapor Trail: Hyper Offence. Este matamarcianos de scroll vertical en el que podíamos elegir entre tres distintos aviones con características diferentes, de historia simple (en el año 1999 había que liberar una Nueva York ocupada a la fuerza) pero de gran adicción, dio paso a que la compañía creara una frenética continuación pero con un cambio de estilo en la mecánica del juego de scroll vertical a scroll horizontal que le sentó, todo sea dicho, de puta madre. Sí, y lo vuelvo a repetir sin miedo: de puta madre jajaja. Ambientado dos años después de los sucesos ocurridos en el primer juego, en el 2001 (es curioso que sea justo en ese año, ¿no?), una nueva corporación quiere hacerse con el poder a base de usar la fuerza, desde luego, todo un derroche de genialidad. Para impedirlo, tendremos a nuestra disposición una serie de poderosos mechas, que son el más avanzado armamento del momento, con los que pasaremos a repartir plomo sin descanso a todo lo que se mueva por la pantalla. Planteamiento simple. Adicción al máximo.

1

Este desconocidillo juego, tiene algunos muy buenos argumentos que juegan en su favor. Por ejemplo, aunque todos los mechas usan al principio la misma metralleta Vulcan “de las gordas” como arma principal, ofrece una variedad de cuatro tipos diferentes de mechas con sus respectivas variantes:

  1. A dos patas
  2. En levitación a través de unos propulsores instalados en las patas
  3. A cuatro patas
  4. Con ruedas de oruga como un tanque

Con cuatro tipos diferentes de arma especial:

  1. Misiles auto-guiados
  2. Descarga eléctrica
  3. Lluvia de fuego
  4. Lanza-granadas

Y cuatro tipos diferentes de golpe o puño para el cuerpo a cuerpo:

  1. Puño metálico vertical
  2. Espada láser
  3. Puño metálico en uppercut
  4. Garra punzante

Para ser un arcade de las coin up del año 1991, no está nada mal, la verdad. Pero lo bueno viene cuando observas que el juego te da la posibilidad de configurar tu mecha antes de comenzar la partida (todo un puntazo), pudiendo combinar todas estas opciones a tu gusto personal, pudiendo crear tu mecha favorito si no te gustan las versiones predefinidas que te ofrece el juego de por sí. Esto es toda una declaración de intenciones, pues antes de empezar el juego ya te están diciendo que se lo han tomado en serio a la hora de programar el videojuego. ¡Y vaya que sí!

9

Todos estos preparativos iniciales no servirían para nada si los gráficos y sobretodo la jugabilidad no acompañan. Pero por suerte para nosotros, no es así. Data East fue una de las más grandes compañías que produjo videojuegos para las arcade, y eso se nota una vez comienza el juego. Los gráficos son muy buenos, muy bien detallados y con fondos y paisajes cuidados y adorables. Los aviones nodrizas y vehículos más grandotes son espectaculares y con un colorido soberbio que enamora. Puede que los sprites de los mechas sean un poco pequeños y hubiesen podido ser un poco más grandes, pero es algo que no influye para nada en el acabado gráfico general del juego, que ralla a una gran altura. Pero es que, la verdad sea dicha, te olvidas de todo y de todos desde el mismo momento en que empieza el juego. Me explico: los gráficos molan mucho y acompañan que da gusto. La música, de estilo techno, es más que correcta, al igual que los efectos sonoros; cumplen sin más, que ya es bastante. Pero lo que realmente te engancha y te sorprende gratamente es la rapidez, la fluidez y el frenetismo de disparos por doquier en el que te sumerge sin remedio. En serio, cuando lo empecé a jugar me quedé un poco como sorprendido. La primera fase es muy corta, una toma de contacto más que nada, pero hay que ver lo mucho que te deja claro en tan corta fase. El juego es, a mi parecer, soberbio. Es muy bueno. Es rápido, va súper fluido, sin ralentizaciones de ningún tipo, te salen enemigos por todos lados y tu estas con el botón apretado repartiendo plomo a todos lados, por delante, por detrás, por arriba, por abajo, dando saltos, esquivando disparos, destrozando enemigos próximos a ti con el golpe cuerpo a cuerpo, disparando el arma especial y esperando que vuelva a cargar para volver a usarla, recogiendo power ups, potenciando o cambiando el arma principal a uno de los cuatro diferentes tipos disponibles, recogiendo unos pequeños aliados soldados-robot que suben a lomo de tu mecha y disparan al lado contrario que lo haces tú, protegiendo tu espalda…esperad que coja aire jajajajaja y todo esto, en una perfecta combinación de acción sin pausa que te deja totalmente sorprendido y con ganas de más, y más, y más…y por si fuera poco, cuando tu mecha es destruido, en vez de terminar el juego (que sería lo más normal), aún tienes una última oportunidad de vengar la destrucción de tu máquina, pues el piloto que estaba dentro del mecha sale en el mismo momento en que éste explota y pasas entonces a controlar a un pequeño soldado robot del mismo tamaño que los aliados que habías recogido antes que, atención, es tan rápido que las primeras veces no llegas a controlarlo con precisión, y que cuenta con una potencia de fuego que sorprende. No sé de cuantas fases consta el juego, pues no las conté. Simplemente me enganchó de manera que solo hacía que jugar, disparar, saltar…buah, sin esperarlo, se ha convertido en uno de mis juegos favoritos por la trepidante acción que despliega ante tus ojos.

10

Lo dicho, no sabía de éste juego (es normal, hay una ingente cantidad de juegos arcade). Nunca había oído hablar de él y nunca lo había jugado. Lo he descubierto hace poco y me ha sorprendido enormemente. Es lo que tiene el MAME, que cuando te pones a buscar entre el interminable listado de juegos, te sorprende gratamente. BENDITO MAME. Tanto si te gustan los juegos del género run & gun, como si no, deberías probarlo. Si eres fan de los Metal Slug, Contra y similares, es tu obligación probar este juego. Es más, te ordeno que lo pruebes jajaja. No cuenta con el humor o los graficazos del Metal Slug, o con esa aura mítica que envuelve al Contra, pero sí tiene unas muy buenas cualidades que seguro te van a hacer pasar grandes momentos frente a tu bartop, gpd, móvil o pc: es muy rápido, es adictivo, sin molestas ralentizaciones, gráficos muy buenos y con toda la acción y frenetismo que sólo tienen los más grandes run & gun. Cuidado, porque se puede convertir en uno de tus “imprescindibles”. Avisado quedas.

6

Nos vemos.

Link de un video del juego en movimiento. A disfrutar.

Toni Benavent

RetroGamer empedernit hahahaha. Fa falta dir alguna cosa més?

More Posts

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.