Pocas veces en la historia de los videojuegos dos palabras han tenido tanto peso y tanta trascendencia como las siglas con las que SNK (Shin Nihon Kikaku), la legendaria compañía japonesa de videojuegos arcade que tanto impresionó al mundo entero a lo largo de los años noventa, dio a conocer la que fue la consola más bestia, más potente, más exclusiva y más inalcanzable que se ha conocido dentro de una generación de sistemas de videojuegos domésticos: Neo Geo AES.

En aquella salvaje generación de consolas, tremendamente reñida y con unas contrincantes tan carismáticas como diferentes eran los puntos de vista de entender los videojuegos entre ellas, se desencadenó una feroz y apasionante contienda de tal magnitud y de tanto calado entre los jugadores que tuvieron la suerte de vivir aquella época, que nunca se ha vuelto a ver nada parecido ni, seguramente, se volverá a ver en el mundo de los videojuegos: la era de las consolas 16 bits. Os invitamos a que os unáis a nosotros para revivir aquellos años incomparables desde un punto de vista diferente, un punto de vista especial donde colocamos nuestra retro-mirilla en el privilegiado asiento de la más alta potencia arcade y de la más brutal espectacularidad de los salones recreativos, rememorando aquellos tiempos pasados que tan gustosamente guardamos en nuestras memorias desde la parte más exclusiva posible de aquella época inigualable e irrepetible. Bienvenidos al sistema de videojuegos más espectacular de una época legendaria donde vivió, y sigue viviendo, la máxima expresión de los píxeles en los 16 bits. Bienvenidos a la recreativa en casa. Bienvenidos a Neo Geo.

Del salón recreativo a tu casa.

A finales de los años ochenta, SNK decidió entrar de lleno en el desarrollo de un espectacular y muy potente sistema de hardware para salones recreativos. Pero lo sorprendente de este nuevo hardware era que sus atemorizadoras capacidades no eran la cualidad que más resaltaba de aquella placa recreativa, sino que lo que más revuelo causó fue la versatilidad  que ofrecía dicha placa y que supuso, en el ya lejano año 1990, que la compañía diese la campanada en los salones recreativos con un sistema revolucionario que cambiaría significativamente el modelo de negocio coin-up (especialmente desde el punto de vista de los propietarios de las salas arcade), pues creó una placa recreativa que maravillaba no sólo por su generosa cantidad de potencia y demás bondades técnicas, sino porque contaba con una utilísima versatilidad nunca vista hasta entonces en los salones recreativos: disponía de  ranuras donde se podían insertar e intercambiar cartuchos de juegos. Esto, más que un avance, supuso una especie de revolución, pues les permitía a los propietarios de salones recreativos ahorrarse una buena cantidad de dinero, pues ya no tenían que cambiar todo el interior de una recreativa si querían cambiar un juego (con el elevado coste que les suponía, pues las placas y componentes de una máquina arcade tenían un precio realmente elevado), de repente todo se redujo a simplemente quitar un cartucho y poner otro. Así, sin más. Sin tener que cambiar la placa recreativa ni nada de nada. ¿Pero qué me estás contando? Se debieron preguntar aquellos propietarios de nuestros añorados salones. Pues sí, casi, casi, como una consola doméstica. ¿A que es flipante? ¿Cuántas vas a querer? XD tampoco sería así, claro, pues la MVS tendría su buen precio, sin olvidarnos mencionar que SNK tuvo en cuenta realizar alguna pequeña modificación en los conectores para que los cartuchos de MVS y de AES no fueran igual, y así evitar la tentación de hacer la trampa, pues eran más caros los cartuchos de MVS que los de AES (hoy en día es justamente al revés). Esta maravillosa y versátil placa recreativa se dio a conocer, como bien sabéis, como Neo Geo MVS (Multi Video System) y supuso el pistoletazo de salida para la época más gloriosa y mítica de la compañía y a unos años inolvidables en los recreativos en los que los gráficos, los sonidos y la jugabilidad llegaron a niveles realmente sorprendentes y espectaculares. Sin duda alguna habían dado en el clavo (otras compañías lo habían intentado con anterioridad con fórmulas similares, pero sin éxito), pues Neo Geo MVS se convirtió en un verdadero éxito, tal y como se pretendía desde el momento de su concepción.

 

No contentos con ello, en la compañía de Osaka tuvieron la genial idea de crear una versión algo distinta de la poderosa MVS, una versión con un punto de vista un tanto diferente, una versión que utilizara la misma placa MVS pero enfocada a un uso más privado y no tan generalista como los salones recreativos: Neo Geo AES (Advanced Entertainment System, una clara alusión a la NES), conocida por todos como la Neo Geo (de toda la vida).

Esta consolizada versión de la placa arcade MVS, debido a sus altos costes de fabricación (no olvidemos que no dejaba de ser una placa recreativa para el hogar), tuvo unos inicios bastante peculiares y diferentes a todo lo conocido hasta entonces, pues antes de que su comercialización al gran público fuese una realidad, SNK hizo lo siguiente: destinó un buen número de unidades de la novedosa AES a grandes hoteles, bares y restaurantes de prestigio donde ofrecían a sus clientes la opción de disfrutar de un potentísimo sistema de entretenimiento arcade bajo régimen de alquiler (en realidad lo que alquilaban eran los cartuchos), accediendo de este particular modo a la consola-recreativa más potente del mundo, disfrutando de una verdadera y apasionante experiencia arcade en la privacidad de sus habitaciones o en un espacio reservado del local. Asombroso, ¿no? Los japoneses y su peculiar cultura nunca dejan de sorprendernos… Tras esto y después de varios estudios de mercado, en SNK advirtieron que existía un interesante número de personas que estarían dispuestas a desembolsar las altas cantidades que demandaba la adquisición de la consola y sus juegos por tener en propiedad una Neo Geo AES, pues se habían quedado maravilladas ante la inmensidad y espectacularidad vistas en aquella videoconsola con alma y corazón arcade. De modo que la monstruosamente potente Neo Geo AES vio finalmente luz verde a su comercialización, dando la opción a los jugadores más exigentes (y más ricos, claro) de disponer en sus casas de un verdadero sistema de videojuegos arcade.

The Future is now…

Un sistema  inalcanzable. Más que un sueño para los amantes de los videojuegos.

Neo Geo era mucho más que potencia. Neo Geo era mucho más que exclusividad. Neo Geo era, en definitiva, un auténtico sueño hecho realidad: llevaba a hasta nuestros hogares toda la espectacularidad y grandeza de los videojuegos de salón recreativo, tan fantásticos y tan sobrecogedoramente superiores a cuanto había en el mercado, que es imposible transmitir con palabras la inabarcable y profunda sensación de asombro y estupefacción con que Neo Geo inundó nuestros corazones tras el titánico impacto de su llegada. Fue tanto y tan intenso lo que nos hizo sentir aquella bestia parda en los primeros años de la década de los noventa, que es realmente difícil que otra consola pueda volver a transmitir algo semejante y que, seriamente dudamos, se vuelva a repetir. Para ello, hemos de tener en cuenta la época concreta en que algo así sucede y el contexto histórico-tecnológico que se está viviendo en ese momento, por lo que podemos afirmar que la Neo Geo salió a la palestra justamente en unos años apasionantes en que:

  1. la información sobre los videojuegos escaseaba y era muy limitada (con todo lo que ello conllevaba)
  2. no era fácil acceder a un sistema de videojuegos, pues eran muchos más los que no tenían un sistema de entretenimiento en casa que los que sí tenían la suerte de tenerlo. Hablamos, cómo no, de los sistemas de la gente “normal”: ordenadores y consolas de 8 y 16 bits (estas últimas ya con unos precios más que respetables para la época).
  3. Los videojuegos más punteros y más espectaculares estaban en los salones recreativos. No había manera posible de disfrutar aquellos juegos en nuestra casa, sí o sí teníamos que salir de nuestro hogar para ir a jugar al salón arcade.
  4. transmitían la adorable (y verdadera) sensación de que eran algo prácticamente mágico que impactaba profundamente; bien sabemos que hoy en día no tienen ni el impacto ni la capacidad de asombro de aquellos años

 

En resumidas cuentas, la Neo Geo llegó en el momento justo e idóneo para sorprender y fascinar a unos niveles totalmente desconocidos hasta la fecha. Sólo una máquina así podía hacer lo que hizo esta consola, quedándonos absortos con el simple hecho de ver unas pocas imágenes estáticas de sus juegos en las páginas de las Micromanía, Hobby Consolas o Superjuegos de la época, que casi ni nos lo creíamos. Veías los pantallazos de juegos de sistemas tan deseados como Mega Drive, Super Nintendo, Amiga o Atari ST y te maravillabas con sus gráficos y coloridos. Pero cuando pasabas página, y sin esperártelo veías ante ti las imágenes de un juego de Neo Geo… ¡Ostia p….! ¿Qué es esto? Es espectacular… No cabía la menor duda, ni había lugar para cualquier discusión posible, de que aquello estaba clara e indiscutiblemente en otro nivel superior, en otra liga: los enormes y brutales sprites de los personajes, sorprendentemente coloridos y definidos, sus espectaculares paisajes de fondo, tan deslumbrantes, adorables y cargados de tanto detalle que no podías sino caer irremediablemente atrapado bajo su pavorosa e inalcanzable belleza… ¡Aquello era puro arte!

Tus ojos brillaban con fuerza, tu mandíbula inferior se te aflojaba sin darte cuenta y se desprendía lenta pero inexorablemente hacia el suelo mientras tu cerebro, ávido como un león hambriento, intentaba digerir y asimilar aquella explosión de coloridos y detallados gráficos sin parangón. ¡Tan superior era a todo cuanto había!

Pero, ¿cómo no iba a serlo? La Neo Geo AES era única e increíble, pues SNK consiguió fusionar con tremendo éxito en un mismo sistema, dos cualidades que sólo podían dar como resultado algo fuera de serie en el campo del incipiente entretenimiento lúdico virtual:

  1. un todopoderoso sistema de entretenimiento
  2. genuinas y verdaderas sensaciones del más puro espíritu arcade de los salones recreativos

Gracias a la unión de aquellos dos conceptos, sus juegos, al contrario que en los sistemas rivales, no eran ports ni conversiones de juegos arcade con las consabidas reducciones gráficas, sonoras y jugables que repercutían negativamente en la experiencia final, sino que eran exactamente los mismos juegos a los que habíamos estado jugando en el salón recreativo con la brutal MVS: espectaculares gráficos que quitaban el hipo, un arrebatador sonido de una calidad impresionante, su endiablada y viciante jugabilidad… todo ello recogido en un coloso e intimidante compendio electrónico para disfrutarlo directamente desde el salón de tu casa. Con la Neo Geo AES no valían aquellas expresiones que tantas veces utilizamos al ver algunas meritorias conversiones de videojuegos arcade en otros sistemas: ¡Ostia, este juego es como la máquina! ¡Qué guapo! ¿Lo estás viendo? ¡Es igual que la máquina! Feliz ignorancia… ¡Nada más lejos de la realidad! Aunque las mejores conversiones de aquellos videojuegos arcade en sistemas como la Súper Nintendo, Mega Drive, Commodore Amiga o Atari ST se acercaban (unas más que otras) a lo que era la máquina original (los 16 bits domésticos dieron un buen bocado al abismo que separaba recreativos-hogar), era más que indudable que en verdad no eran como la máquina recreativa. La dolorosa realidad nos demostraba sin piedad, aunque no lo viésemos o no quisiésemos verlo, que eran juegos inferiores a lo que habitaba en los corazones de las recreativas; mención aparte para el por aquel entonces desconocido pc japonés Sharp X68000, también con un precio elevadísimo, que nunca salió de Japón y que gracias a sus capacidades técnicas y a las “manitas” de algunos de los mejores programadores japoneses del momento, cuenta en su haber con tremendas conversiones arcade que son casi “píxel perfect”, aunque claro, si imposible era conseguir una Neo Geo AES, más imposible aún era hacerse con este ordenador japonés (pero todo lo relacionado con este ordenador, es otra historia). Y aunque ciertamente no le dábamos demasiado importancia entonces o simplemente ni sabíamos que aquel juego en nuestra consola u ordenador era inferior a la arcade (tampoco teníamos cerca una recreativa o una Neo Geo con la que comparar directamente el videojuego), la verdad es que aquel que pudo disfrutar de una buena conversión arcade en su casa ya era mucho y mucho más de lo que la mayoría tenían, por ejemplo y por decir algunos: Golden Axe en la Mega Drive, U.N. Squadron en la Súper Nintendo, Chase H.Q. en el Amiga… el que tuvo alguno de esos juegos en su momento ya era considerado un privilegiado, un afortunado. Aquello era lo más de lo más en nuestro día a día, claro. Con la Neo Geo AES era otra historia, aquello era harina de otro costal: con esa consola entrabas directamente en otro nivel; todo era muy diferente.

Con ese maravilloso sistema sí podías alcanzar el Nirvana, puesto que SÍ estabas jugando al MISMO juego que habías visto en los recreativos. Era una auténtica versión “Píxel Perfect” o 1:1 de la máquina original. Esto, en su momento, era tan sorprendente que casi ni nos lo creíamos, algo como ver que hoy en día dejaran de emitir por la tele los “geniales” reality shows con los que nos amenizan la velada. Imposible, ¿verdad? Pues así era también Neo Geo, una máquina imposible: imposible de tener e imposible de no ser deseada. ¿Tener para tu uso privado aquellos brutales videojuegos en los que tantas chapas de cinco duros fulminamos y a los que tantas visitas hicimos al salón recreativo sólo por verlos en movimiento y que ningún otro sistema del mundo podía ofrecerte porque nadie los podía tener? Reconozcámoslo: hubiésemos vendido, sin dudarlo ni un momento, el alma de nuestro joven cuerpo a cualquiera que la hubiese comprado con tal de ser uno de los escasos pero afortunadísimos propietarios de una Neo Geo AES en la primera mitad de los noventa, el primer sistema del mundo capaz de hacer realidad el sueño de tener genuinos videojuegos recreativos en tu casa.

A través de esta sencilla tabla comparativa podréis ver a las claras las diferencias técnicas más visibles entre sus contemporáneas de la cuarta generación:

Las diferencias técnicas y de ventas, como veis, son más que evidentes.

Aquellas inconfundibles y orgullosas siglas doradas reluciendo sobre el cuerpo negro de la consola siempre han estado ligadas a algo que fue mucho más que un oscuro objeto de deseo, tan deseada, tan admirada y cargada de tantísima exclusividad, que era tan difícil de ver como lo es cruzarte hoy en día por la calle con un Bugatti Veyron: era prácticamente seguro que nunca, hemos dicho nunca, ibas a tener el privilegio de estar físicamente ante una Neo Geo AES (no es ninguna broma, esto era así, por eso hacemos esta comparación, para dejar claro lo que realmente era esta consola). La simple y sola pronunciación de aquellas siglas convertidas rápidamente en leyenda, cargadas con una magia invencible, arrasadora e intimidatoria como un poderoso dragón enfrentando a sus atemorizados oponentes, tenían la facultad de dibujar automática e inmediatamente en las mentes de los jugadores de la época una inconmensurable imagen de excelencia, exclusividad y calidad gráfica, sonora y jugable imposibles de igualar. Un auténtico monstruo. Además, Neo Geo AES también es única por un motivo muy especial y que tiene una fuerza inamovible, tan impresionante como intangible, pues la creación de SNK tuvo, tiene y tendrá una cualidad que ninguna otra consola ha tenido nunca: nació convertida en mito, como mito ha perdurado hasta nuestros días y como mito seguirá viviendo por siempre jamás, ocupando sin duda un sitio de honor entre los más grandes del Olimpo de los videojuegos. Simplemente brutal. Olvidaos del por sí sólo débil Cerebro de la Bestia de la Súper Nintendo, de la virtual ilusión del Blast Processing de la Mega Drive o de las especiales capacidades de cualquier ordenador Amiga o Atari ST de la época. No había nada (y cuando decimos nada, es nada) en aquellos años que uno pudiera tener en su casa y que igualara cualquier videojuego de aquella diosa de angulosas líneas vestida de negro: Neo Geo dejaba en la cuneta cualquier intento de sus rivales por intentar igualar sus prestaciones. Tenía, queridos amigos y amigas, un brutal halo de superioridad que irremediablemente la precedía allá donde hubiese o simplemente se hablase de una máquina de SNK.

¿Y cuál era el precio a pagar para poder disfrutar de una recreativa en el hogar?

Mucho. Demasiado. Una auténtica barbaridad. La cantidad a desembolsar para tener ese sueño hecho realidad  y que podías tocar con las manos, ver con tus ojos y escuchar con tus oídos era totalmente inalcanzable para la gran mayoría de los mortales. La Neo Geo (tanto MVS como AES) guardaba en su interior un hardware muy potente, realmente potente y terriblemente capaz, diseñado específica y especialmente para juegos con grandes cargas gráficas en 2D, con una facilidad palpable para mostrar unos enormes y coloridos sprites realmente sorprendentes y que no se igualaron, atención al dato, hasta la llegada de la generación de los 128 Bits a finales de los noventa y principios de los dos mil, con auténticas  bestias como la Dreamcast, PS2, GameCube o sobretodo con la Xbox. ¡Ahí es nada oiga! Que hasta dos generaciones después, sus juegos no pudieran ser igualados tal cual en los salones recreativos dice, y mucho, de las verdaderas capacidades en 2D de la creación de SNK. Las 32 bits (Saturn y PSX), aunque recibieron un buen número de conversiones arcade y exceptuando conversiones de juegos ochenteros, no tenían juegos “Pixel Perfect” de grandes arcades de los noventa, siendo todavía superiores las versiones originales, como por ejemplo:

  1. The King of Fighters 95
  2. In the hunt
  3. Marvel vs Capcom
  4. Street Fighter Alpha 2
  5. Metal Slug X

De hecho, la más capaz para las 2D como era la Saturn, necesitaba del uso de cartuchos que ampliaban la memoria ram para poder aproximarse a los grandes juegos en 2D de las recreativas (las conversiones 2D para PSX, aunque buenas, eran por lo general inferiores). Quedaba más que demostrado que Neo Geo llegó en un momento en que poder disfrutar de verdaderos videojuegos recreativos en casa era algo muy difícil de creer y harto complicado de asimilar, pues tecnológicamente era tan avanzada, eran tan caros los componentes que traía en su interior y era tan inalcanzable el poder hacer realidad el sueño de tener físicamente en tus manos aquellos juegos, que es que directamente ni te planteabas el tener una Neo Geo. Esa posibilidad SÓLO cabía en sueños…

Sabías que la Neo Geo AES existía gracias a las revistas, pero nada más. Su elevadísima exclusividad, su caché sólo accesible para las bolsillos más llenos, su potencia sin rival y aquella omnipotente y turbadora magia que desprendía sensacional e inigualable lamentablemente tenían, como ya hemos dicho, un precio. ¡Y vaya precio! El montante que había que desembolsar para hacerse con esta genialidad tecnológica, más de cien mil de las antiguas pesetas (más de 600€ si hubiésemos comprado en euros en aquellos años) si querías la consola, dos joysticks (por cierto, que la calidad, durabilidad y tacto de los joysticks originales de Neo Geo es algo sorprendente, realmente impresionantes y a la altura de la consola y los juegos) y un juego o dos, equivalían directamente al salario de un mes de principios de los noventa de un trabajador con una remuneración respetable. ¿Iban tu padre o tu madre a dejar de alimentar, vestir y mantener una familia de cuatro o cinco personas para que tú tuvieras una Neo Geo en tu habitación? No hace falta que contestes, también nosotros lo sabemos… Actualmente, y atendiendo al cambio de divisa y de la inflación del dinero, esas más de cien mil pesetas que había que desembolsar por una Neo Geo a principios de los noventa, se convierten hoy en día, aproximadamente, en unos más que respetables mil doscientos euros. ¿Mil doscientos pavos por una consola, dos joysticks y un cartucho o dos de videojuegos con un juego por cartucho? A ver, deme un momento para pensarlo, señor dependiente… es lo que dirías antes de dar media vuelta y, con la cabeza gacha y lágrimas en los ojos, salir cagando ostias de la tienda de videojuegos (tienda que no era cualquier tienda de videojuegos como las que te puedes encontrar hoy en día y que hay en tantas ciudades, puesto que la Neo Geo AES  no la comercializaban en cualquier sitio, no todos eran capaces o no se atrevían a comercializarla).

Pero el mayor problema no era la compra de la consola, no señor, puesto que el mayor escollo lo teníamos, muy a nuestro pesar, en el precio de sus juegos. Los cartuchos para la Neo Geo eran, en la mayoría de los casos, tan caros o más que una Mega Drive o una Súper Nintendo y, en otras ocasiones, hasta casi más caros que un ordenador Amiga o que la propia Neo Geo AES… no sólo los componentes que montaba la consola eran los más punteros en la época, los mismos cartuchos de videojuegos también eran especiales:

  1. tenían sus propios chips (al más puro estilo Super Nintendo, ya que la Neo Geo no permitía potenciar sus capacidades originales a través de componentes externos como el MegaCD)
  2. tenían mucha más capacidad de almacenamiento que los cartuchos de las otras consolas. Antes, los precios de las memorias suponían un alto coste de adquisición, y la culpa de que los cartuchos de juegos para Mega Drive, Súper Nes o PC Engine o los disquetes del Commodore Amiga estuviesen limitados en cuanto a su capacidad de almacenamiento, era por ese elevado coste que tenían las memorias, por lo que el espacio con que se contaba para programar un videojuego era bastante menor que el que había en los cartuchos de Neo Geo.

Claro, si tenemos en cuenta la presencia de chips especiales adicionales y el extra de memoria que montaban los cartuchos de Neo Geo, entenderemos cómo éstos contribuían irremediablemente al terrible encarecimiento de sus precios, haciendo que la compra de un nuevo juego para la Neo Geo fuese una auténtica inversión al alcance de muy pocos (al menos se tenía la absoluta certeza de que no había nada tan brutal e increíble como aquellos videojuegos).

¿Qué las dieciséis mil pelas que costaban los juegos más caros de Súper Nintendo (eso si tenías la suerte de tener una Súper Nintendo, claro) ya suponían un alto desembolso y que por ello sólo tenías un juego o dos al año, y gracias? Pues mejor no hablemos de lo que costaban los cartuchos para la bestia de SNK: sus precios iban desde las veinte y pico mil pesetas de los más baratos (unos 150€ si en aquellos años hubiésemos comprado en euros), pasando entre las cuarenta y cinco o cincuenta mil pesetas (250-300€ en la época) hasta unas terroríficas setenta y cinco u ochenta mil pelas por juegos como Metal Slug, Blazing Star, The King of Fighters o Garou: Mark of the Wolves en la segunda mitad de la década de los noventa (esto en parte era porque había que importarlos, ya que en esta época la Neo Geo ya no se comercializaba oficialmente en nuestro territorio). ¿Te lo traducimos en euros actuales? ¿Cómo? ¿Cuatrocientos ochenta euros dices? Sin duda has calculado bien, pero no has tenido en cuenta la dichosa y puñetera inflación (al igual que hemos hecho al calcular el hipotético precio actual de la consola)… así que haceos una idea de lo que costaba adquirir en aquella época uno de los juegos más punteros del momento, ¡una fortuna! Casi tanto como la propia consola, y sólo por un único juego… Disculpadme, pero no puedo evitar volver un momento a aquellos instantes en que tenía la revista abierta ante mis desorbitados ojos: ¡OSTIA! ¡Están locos estos tíos! ¿Qué se han fumado? ¡Menudo pastizal! ¿Quién va a gastarse esa pasta?

Elevadísima exclusividad sólo apta para los bolsillos más pudientes y adinerados. Sí, su espectacularidad era inigualable y te dejaba con la boca abierta varios días y el corazón herido de por vida (por no hablar de la cartera), pero esos precios eran una auténtica locura, casi una aberración. El Rolls Royce de las consolas, amigo…

Como curiosidad y como dato revelador de sus orígenes (y su precio), sabed que la estructura bajo la cual SNK creó la placa MVS y por ende la Neo Geo AES, sigue los mismo patrones que los que Sega había utilizado unos años antes para su aclamada Sega System 16 (Out Run, After Burner, Space Harrier, Super Hang On, Golden Axe…) y que posteriormente fue la columna vertebral a partir de la cual nació su 16 Bits de sobremesa, la Mega Drive, para la que se sustituyeron algunos de los componentes originales de la Sega System 16 por otros menos punteros que recortaban su potencia, pero que rebajaban su coste de fabricación, haciéndola más accesible a la gente normal: justo lo que no hicieron en SNK. Este dato esclarecedor sirve para ver claramente la diferencia entre las consolas de Sega, Nintendo y Nec de la inmensa Neo Geo: esto era una auténtica recreativa.

Los juegos de Neo Geo AES y, cómo no, de MVS.

Siempre se ha dicho, y bien cierto es, que una consola o plataforma de videojuegos se debe a sus juegos. Su razón de existencia no tendría sentido si no hubiese juegos para ella y, cuanto mejores sean sus juegos, mejor será el propio sistema. Es algo mutuo.

¿Para qué se quiere mucha potencia si no se utiliza debidamente y no se saca provecho de lo que has creado? (básicamente lo que ha hecho Sony con la malograda PS Vita… ¡qué desperdicio de consola!). Afortunadamente, esto no ocurrió con la creación de SNK. En el caso de Neo Geo AES, cuyo catálogo se nutría exclusivamente de títulos que ya habían aterrizado con anterioridad para la placa MVS en los salones recreativos, existe un recíproco sentimiento de amor-odio entre su catálogo de juegos y la propia consola provocado por su reconocidísimo origen arcade, pues aunque guarda para sí auténticas y verdaderas joyas jugables que se han convertido, por mérito propio, en clásicos entre los clásicos, es triste (en parte) que la Neo Geo AES quedara encasillada como la consola de los juegos de lucha 1vs1, haciendo que la mayor parte de los juegos de su catálogo sean del belicoso género mamporril que arrasó en las salas recreativas y en los hogares en los noventa. Y aunque evidentemente los juegos de lucha 1vs1 de Neo Geo son de lo mejor que ha existido, y existe, en juegos de éste género, esto provocó  que su catálogo se quedara huérfano de títulos de otro tipo de géneros, como las plataformas, tan populares en aquella época, o los RPG que tan de moda se pusieron en los noventa. Aún así, es totalmente indiscutible que en su catálogo descansan verdaderas exquisiteces arcade tan increíbles como maravillosas y que en su momento fueron la más negra envidia de cualquier compañía de videojuegos.

Echemos un breve repaso a los que son algunos de los títulos más notables que salieron en ambas versiones de Neo Geo, tanto AES como MVS, y que todo buen aficionado a los videojuegos retro conoce de sobras:

NAM-1975 (1990)

El primer juego de Neo Geo, inspirado sin duda en el archiconocido Cabal del año 1988, sólo que con mejores gráficos y sonido y con otra historia diferente: tenemos que rescatar a un científico y a su hija de las garras enemigas aunque… nos tienen reservada alguna sorpresa que no esperábamos. Hay gran cantidad de ametralladoras, lanzallamas y granadas. Cógelas, equípate y haz saltar por los aires a todos tus enemigos.

MAGICIAN LORD (1990)

Otro de los títulos de lanzamiento de la Neo Geo y que se llegó a comercializar junto a la versión AES. En él encarnamos a Elta, un mago capaz de transformarse en diversas formas como la de un dragón o un ninja, entre otras. Aún recordamos claramente cuando nos quedamos impactados ante el despliegue gráfico mostrado en pantalla, sólo comparable a su mortal dificultad.  Su mecánica ha envejecido un poco mal, pero sigue siendo disfrutable hoy en día.

SPINMASTER (1993)

Alguien en la tristemente desaparecida Data East debió pensar que nada como un yoyó para repartir castañazos de lo lindo a diestro y siniestro, pues los protagonistas de este colorido run & gun se lanzan a la aventura armados con estos rotatorios objetos. Genialidad y frenetismo a partes iguales. Usa los powerups para mejorar “tus armas” y hacerte con los fragmentos del mapa que te conducirán a un antiguo tesoro. Coin Up de pura cepa.

SUPERSIDEKICKS/2/3

Olvídate de la simulación de los FIFA y PRO, aquí prima la espectacularidad gráfica y el juego arcade. Esta saga nos dejó atontados con sus gigantescos gráficos incomparables y su adictiva jugabilidad, sobre todo con un amigo al lado. Enfúndate la elástica de tu selección y a por ellos. No olvides que los goles se marcan ¡de rebote! y… ¡pero este árbitro está ciego!

STREET HOOP (1994)

Mates y saltos espectaculares, equipos de tres contra tres de todo el mundo, tremenda jugabilidad adictiva puramente arcade… no hace falta que digamos nada más. Street Hoop es uno de los mejores juegos de basket de corte arcade que vas a encontrarte. Sí, copia la fórmula de cierto juego de Midway, pero lo hace tan bien y con tanta personalidad, que indiscutiblemente caes rendido a sus pies sin remedio. Impresionante para partidas a dobles.

WINDJAMMERS (1994)

Brutal reinterpretación del pionero Pong y que en su momento no obtuvo el merecido reconocimiento tras su paso por los circuitos de la MVS y la AES. Se ha convertido con los años en uno de los mejores juegos del catálogo, y por méritos propios: tenemos que colar nuestro frisbie en la portería del rival, haciendo para ello uso de velocidad, reflejos, pericia y tiros especiales. Un imprescindible con el que los piques contra un amigo pueden convertirse en épicos.

NEO TURF MASTERS (1996)

¿Quién dijo que el golf era aburrido? Desde luego lo es, pero en el caso de Neo Geo supieron extraerle esa “quintaesencia” tan difícil de conseguir. Este Neo Turf Masters es una verdadera joya de los videojuegos deportivos arcade en particular, y de todos los videojuegos en general. Su sistema de juego ágil y accesible se convierte poco a poco en un auténtico y adictivo desafío a medida que entran en juego elementos como la velocidad de la bola, la fuerza y dirección del viento, qué tipo de palo vas a usar, dónde está ubicado el hoyo… una obra maestra que causó sensación en los recreativos y que con el paso de los años no ha ido sino mejorando como el buen vino. On the Green!

METAL SLUG/2/X/3

Hay juegos que justifican por sí solo la compra de una consola. Éste es sin duda es el caso de Metal Slug, uno de los mejores (sino el mejor) run and gun de la historia de los videojuegos. Acción frenética y sin descanso, miles de disparos por doquier, vehículos de combate por todos lados, explosiones, buenos toques de humor… y un brutal apartado gráfico con el que a más de uno se le cayeron los h….s al suelo. Con una banda sonora épica como compañera de viaje, prepárate para derrotar a un parodiado ejército nazi o a enemigos de otros planetas en la tercera entrega de la saga. Clásico atemporal donde los haya. Su impacto en las salas recreativas fue de los que crean afición, dejando a los jugadores completamente anonadados. Sus gráficos y su tremenda jugabilidad no pasan de moda. No es de extrañar, porque Heavy Machine Gun!!

SENGOKU 3 (2001)

Cierto es que hay escasez de beat em ups en Neo Geo, pero Sengoku 3, lanzado a finales de la vida de la consola, es capaz de resarcir él solito a los jugadores que demandaban éste tipo de juegos en Neo Geo. Gráficos realmente buenos, cinco personajes a elegir armados con  temibles espadas, control más propio de un juego de lucha con posibilidad de realizar combos y desatar poderosos ataques que harán morder el polvo a tus enemigos… y todo ello con la calidad gráfica y sonora de Neo Geo. No te lo pierdas.

BLAZING STAR (1998)

Una maravilla que nada tiene que envidiar a las vacas más sagradas del género. Aunque bebe sin duda del inigualable R-Type que rompió los esquemas jugables de los shoot em ups en los recreativos en el lejano 1987, su colosal apartado técnico, sus sprites renderizados, su cañera banda sonora, su frenética jugabilidad, sus seis naves para elegir con sus propias características… uffff! No hace falta seguir. Un shoot em up brutal y espectacular donde los haya.

SHOOCK TROOPERS : 2nd SQUAD (1999)

Animado sin duda por el excelente primer juego aparecido únicamente para los circuitos de MVS en los salones recreativos y que nunca aterrizó en Neo Geo AES, la segunda parte de este espectacular run and gun con vista isométrica hizo disfrutar de lo lindo a los afortunados usuarios de Neo Geo AES que lo adquirieron. ¿Metal Slug? Pues este juego viene a ser lo mismo pero con un punto de vista diferente al avance lateral. Grandes enemigos, disparos por doquier, diversión, frenetismo, calidad gráfica y sonora por encima de la media… Hay muchos que prefieren la primera parte por originalidad, variedad y contenido (y nosotros así lo pensamos también), pero no se puede negar que este 2nd Squad es otro titulazo más para MVS y AES.

ART OF FIGHTING 2 (1994)

Damos comienzo a las vacas sagradas de la marca. En Art of Fighting, saga que nació a rebufo de la otra franquicia estrella de la casa, aprovecharon la misma para entrelazar las historias de las dos sagas. Ryo y Robert hicieron su aparición en esta espectacular saga de lucha que causó furor gracias a sus gráficos, a su zoom y a la novedosa introducción de la barra de espíritu que nos permite lanzar devastadores ataques una vez se llena por completo. Su  mítica segunda entrega supera en todo a la primera, siendo la más recordada de todas a pesar de que la tercera entrega era un auténtico prodigio de videojuego que no encontró el respaldo que se merecía. En cualquier caso, juegazos.

REAL BOUT FATAL FURY SPECIAL (1997)

El primer Fatal Fury fue el primer juego de lucha en Neo Geo, lanzado en el año 1991, y que fue la respuesta al Street Fighter 2 de Capcom. Mítica saga de lucha donde conocimos por primera vez a los hermanos Bogard y a su buen amigo Joe Hisashi y con la que SNK dio comienzo a una de las sagas más importantes de la historia de los videojuegos. Personalmente nos quedamos con la entrega de 1997 Real Bout Fatal Fury Special, un auténtico monstruo que reunía lo mejor del primer Real Bout y lo potenciaba y mejoraba sin discusión. Un juego, y en general una saga, increíble.

SAMURAI SHODOWN 2 (1994)

Brutal saga de lucha conocida por la elevada cantidad de sangre que aparecía en pantalla como por su endemoniada dificultad. SNK nos ofrecía un juego en el que los luchadores, samuráis, ninjas e incluso demonios grotescos empuñaban espadas o armas muy diferenciadas unas de otras… un plantel único y fantástico. De entre todos los títulos de la saga nos quedamos con su segunda entrega por ser la más recordada, ya que era muy superior en todo a la genial primera entrega y quedó para la historia como un juego mítico e increíble.

THE LAST BLADE 2 (1999)

SNK empezaba a tocar el techo de la consola y, con esta segunda entrega de esta adorable saga, rizó el rizó: gráficos de un nivel sublime y aterradoramente adorables, unos fondos de juego realmente apabullantes y dignos de admirar, luchadores a lo Samurai Shodown, con espadas, pero poniendo más énfasis en la historia de los personajes, jugabilidad equilibrada y adictiva, escenas de animación de una calidad impresionante… Una lástima que no obtuviese su merecido reconocimiento en su momento. Una joya espectacular.

THE KING OF FIGHTERS (1998)

Se nota que en SNK estaban en estado de gracia, y casi todo lo que tocaban, lo bordaban: genial idea que tuvieron al fusionar los personajes de sus dos sagas más emblemáticas, Fatal Fury y Art of Fighting, dando como resultado una de las sagas más increíbles y recordadas en el mundo de los videojuegos. Esto era canela en rama, y si lo veías en los recreativos no dejaba indiferente a nadie, y si lo jugabas ya eras víctima, pues su sistema de lucha (por equipos) gozaba de un sistema ágil y accesible que te envenenaba hasta la médula. ¿Con cuál nos quedamos? Es difícil elegir entre tanta obra de arte, pero nos decantamos por la versión del año 98, ya que se incluyen todos los personajes que habían aparecido en la saga y abandona totalmente la trama del juego, o sea, un auténtico y brutal Death Match. Si tienes una AES en tu poder, este juego no puede faltar en tu colección.

Garou: Mark of the Wolves (2000)

Si los aficionados a los videojuegos querrían saber cuál era el techo de la consola, SNK lo demostró sobradamente con este brutal y espectacular juego de lucha, culminación de tantos años haciendo Fatals Fury, Arts of Figthing, King of Fighters, Samurai Shodown… Con un sistema de combate apto para todo el mundo pero al mismo tiempo decididamente técnico y apabullante, el juego se sitúa varios años después del Real Bout Fatal Fury, del que sólo aparece el archiconocido Terry Bogard. Todos los demás, debutaron en este descomunal juego que explotó como ningún otro juego las capacidades de la Neo Geo. El culmen de la genialidad de SNK.

Despedida y cierre.

Neo Geo siempre será recordada por la brutal superioridad con respecto a sus competidoras contemporáneas y porque, a decir verdad, prácticamente nadie tuvo la oportunidad en aquellos años de tener ante sí una Neo Geo, tal era el nivel que tenía este monstruo, desde su mismo nacimiento en el lugar más alto del olimpo. Era algo tan sorprendente, que entonces daba la verdadera sensación de ser realmente mágica y legendaria. Tal como hemos dicho antes, no se puede describir con palabras las sensaciones que inundaban nuestra mente y nuestro corazón en los primeros años de existencia de la Neo Geo: cuando veíamos en las revistas unas imágenes de los inalcanzables juegos de Neo Geo o como cuando estabas enfrente de una MVS… aquello era tecnología directamente de otro planeta. ¿Cómo iba a ser posible tener aquellos juegos para tu uso personal? Había que dejarse riñón y medio y después un ojo para poder tener la AES y algunos juegos en tu casa. Solamente podemos decir, que para saber a ciencia cierta lo especial que fue esta consola, hay que haber vivido aquella época. Los que no lo habéis vivido, lo sentimos, pues os habéis perdido algo que era tan fabuloso que nos quedábamos como Alan Grant al ver por primera vez al brachiosaurus paseándose por Jurassic Parc…

Os dejamos con dos imágenes, que muestran a las claras, lo que pueden llegar a hacer algunos usuarios que tienen para su uso una placa MVS original pero debidamente “consolizada”. Una auténtica pasada:

En próximos artículos ya os contaremos la caída, demolición y resurgir de SNK, una historia apasionante llena de altibajos y momentos memorables. ¡Hasta la próxima!

Deja un comentario